Un trabajo muy bien hecho; cante, guitarra, percusión, y un violín que yo llamo “El violín de Sophia” pues supo transmitir todo aquello que con amor, trabajo y profesionalidad un artista intenta de conectar con su público, que lo consiguió.

!Ole el arte y viva la música!